que son las DNS

Si has estado navegando por Internet en busca de alojamiento web, probablemente te habrás encontrado con la gestión de DNS en la lista de características que ofrecen algunos proveedores de soluciones de alojamiento.

La gestión de DNS es el proceso de administrar y gestionar el Sistema de Nombres de Dominio (DNS) para un dominio o conjunto de dominios en particular. Puede incluir tareas como la creación y edición de registros DNS, la gestión de zonas DNS, la adición o eliminación de servidores de nombres, etc.

Si usted es responsable de la gestión de los DNS de un sitio web, entonces es importante entender cómo administrar correctamente la configuración de los DNS. En este artículo, discutiremos los fundamentos de la gestión de DNS, cómo funciona, y los beneficios de la gestión de DNS.

¿Cómo funcionan los DNS?

Relativamente sencillo, un sistema DNS convierte los nombres de sitios web legibles para el ser humano en direcciones IP legibles para el ordenador. Por ejemplo, cuando usted escribe «techradarpro.com» en su navegador web, los servidores DNS devuelven la dirección IP del servidor de ese sitio web para que su navegador pueda conectarse a él.

Normalmente, cada nombre de dominio necesita al menos dos registros DNS: un registro A y un registro NS. El registro A apunta el nombre de dominio (o subdominio) a una dirección IP. El registro NS indica a los servidores DNS qué servidor es el autorizado para ese nombre de dominio.

Cada vez que visite un sitio web, su ordenador consultará a varios servidores DNS para encontrar el «registro A» correcto para el nombre de dominio de ese sitio web antes de poder conectarse al servidor y cargar el sitio web.

Además, los servidores DNS están organizados en jerarquías, y cada nivel de la jerarquía delega la autoridad en los niveles inferiores. Los servidores DNS raíz están en la cima de esta jerarquía, y delegan la autoridad para todos los demás dominios en los servidores DNS de nivel inferior.

Cuando escribas un nombre de dominio como «google.com», tu ordenador empezará por los servidores DNS raíz y bajará hasta encontrar el servidor DNS autorizado para ese nombre de dominio. A continuación, consultará a ese servidor el «registro A» asociado a ese nombre de dominio.

Dado que se necesita un dominio para cada sitio web en línea, el Sistema de Nombres de Dominio es una parte fundamental del funcionamiento de Internet, y también es responsable de traducir los nombres de dominio legibles para el ser humano en direcciones IP.

Sin el DNS, tendríamos que recordar las direcciones IP de todos los sitios web que queremos visitar. Afortunadamente, los servidores DNS se encargan de esta tarea por nosotros, de modo que sólo tenemos que escribir un nombre de dominio y conectarnos al sitio web correcto.

Cómo usar la gestión de DNS

La configuración completa de los DNS puede dividirse en nueve sencillos pasos.

Paso 1. Debe acceder al panel de control de su dominio: una vez allí, haga clic en el dominio que desea actualizar/modificar o utilizar.

Paso 2. En el panel de control de los dominios verá dos opciones: las vistas de lista y las vistas de tarjeta. Ahora, debe hacer clic en el icono de la vista. Esto cambiará la interfaz a su vista preferida.

Paso 3. Ahora, haga clic en el dominio que desea actualizar/modificar o utilizar.

Paso 4. A continuación, elija la vista de Tarjeta y luego haga clic en la opción del botón de Gestión de dominios.

Paso 5. Ahora, en la Vista de Lista, haga clic en el icono del engranaje que verá en la parte derecha de la pantalla y luego seleccione DNS y Nameservers (lo encontrará en la barra lateral izquierda de su pantalla).

Paso 6. Una vez que estés en la página de DNS y Nameservers, haz clic en las pestañas de DNS Record y luego elige un DNS Record que quieras añadir haciendo clic en el botón Plus (+).

Paso 7. A continuación, en la ventana emergente que aparecerá, desplázate hacia abajo y haz clic en Registro DNS.

Paso 8. A continuación, introduce el valor del Registro DNS y selecciona Añadir DNS.

Paso 9. Revisa el registro DNS que has introducido.

¿Qué son los nombres de servidor o nameservers?

Los servidores de nombres, que mantienen un directorio de nombres de dominio y los traducen en direcciones IP, son esencialmente el equivalente de Internet a una guía telefónica. Esto permite a los usuarios acceder a los sitios web escribiendo nombres de dominio fáciles de recordar en lugar de direcciones IP difíciles de recordar.

La mayoría de los registradores de dominios le proporcionarán servidores de nombres por defecto cuando registre un nombre de dominio con ellos. Sin embargo, también puede utilizar servidores de nombre personalizados que usted mismo configure. Los servidores de nombre personalizados le dan más control sobre la configuración del DNS y pueden utilizarse para mejorar el rendimiento o la seguridad.

Los servidores de nombre personalizados son simplemente servidores DNS que usted mismo configura. Puede ejecutarlos en su propio servidor o puede utilizar un servicio DNS de terceros. Para utilizar servidores de nombre personalizados, tendrás que configurar los «servidores de nombre» de tu dominio con los servidores DNS que quieras utilizar. Esto se suele hacer a través del panel de control de su registrador de dominios.

Ventajas de la gestión de los DNS

La gestión de DNS puede proporcionar muchos beneficios a las empresas, incluyendo una mayor seguridad, una gestión más fácil de los cambios en el sitio web y un mayor tiempo de actividad.

Como la seguridad es una de las mayores preocupaciones para las empresas hoy en día, la gestión de DNS también trabaja para ayudar a mejorar la seguridad, proporcionando una manera de gestionar los registros DNS de forma centralizada.

Esto puede ayudar a prevenir cambios no autorizados y asegurar que sólo el personal autorizado tenga acceso a los registros DNS. Además, con un servicio de DNS gestionado, puede estar seguro de que su sitio web estará protegido de ataques maliciosos, ciberdelitos y ataques DDoS.

La gestión más fácil de los cambios en el sitio web es otro beneficio de la gestión de DNS. Cuando se realizan cambios en un sitio web, los registros DNS deben actualizarse en consecuencia. Con la gestión centralizada de DNS, este proceso puede ser automatizado y simplificado.

El aumento del tiempo de actividad es otro beneficio clave de la utilización de la gestión de DNS. Al hacer un seguimiento de todos los registros DNS en un solo lugar, las empresas pueden estar seguras de que siempre están utilizando los registros más actualizados. Esto puede ayudar a evitar problemas como el tiempo de inactividad del sitio web debido a problemas de DNS.

¿Qué es la gestión de los DNS en el hosting?

La gestión de DNS en el alojamiento es el proceso de gestión de los registros DNS de su nombre de dominio. Esto incluye añadir, editar y eliminar registros DNS como los registros A, MX y CNAME. Puede utilizar una herramienta de gestión de DNS para hacer esto, o puede hacerlo manualmente.

La gestión de DNS es importante porque le permite controlar cómo se resuelve su nombre de dominio. Por ejemplo, puedes utilizar la gestión de DNS para apuntar tu nombre de dominio a un nuevo alojamiento web o proveedor de correo electrónico. También puede utilizarla para corregir errores en sus registros DNS o para bloquear actividades maliciosas.

Gestione su sitio con DNS


La gestión de DNS es el proceso de configuración y mantenimiento de los registros DNS. Incluye la adición, eliminación y configuración de registros DNS y la gestión de zonas. La gestión de DNS suele ser realizada por los administradores de la red, pero cualquier persona con acceso a un servidor DNS puede realizar cambios en él.

La gestión adecuada de su DNS garantiza una gestión más fácil de los cambios en el sitio web, una mayor seguridad y un mayor tiempo de actividad.

Por Netón

Apasionado de la tecnología, el hardware y los videojuegos. Capitán del pequeño barco que es El Refugio 101.