El proyecto openKylin ya está en marcha

China está ahora un paso más cerca de eliminar Windows de sus ordenadores gubernamentales, un esfuerzo que lleva persiguiendo desde hace más de dos décadas.

Como informa The Register, el país se ha centrado en cambiar a Linux por completo en mitad del conflicto con Estados Unidos, pero hasta ahora no ha contado con el apoyo de los desarrolladores. Pero ahora, todo esto podría cambiar con el lanzamiento del proyecto openKylin.

El objetivo del proyecto openKylin es acelerar el desarrollo de la distribución Kylin Linux

El objetivo del proyecto openKylin es acelerar el desarrollo de la distribución Kylin Linux, un sistema operativo fabricado íntegramente en China. Los participantes en el proyecto serán desarrolladores, pero también colegios y universidades.

Alejarse de Windows


Hasta ahora se han unido al proyecto más de 20 empresas e instituciones chinas, entre ellas el Centro de Innovación de Sistemas Operativos Avanzados de China.

En esta fase, los miembros trabajarán en la planificación de la versión, el desarrollo de la plataforma y la carta de la comunidad. Pero a medio y largo plazo, los miembros del proyecto tratarán de optimizar el sistema operativo para la última generación de chips de Intel y AMD, ofrecerán soporte para CPUs RISC-V, desarrollarán capas de traducción de x86 a RISC-V, mejorarán la interfaz, etc.

Kylin se lanzó en 2001 como un kernel para gobiernos y dispositivos militares, pero entonces estaba basado en FreeBSD. Una década más tarde, en 2010, se pasó a Linux y, cuatro años después, se presentó una versión para Ubuntu.

china linux ubuntu windows

Mientras tanto, la relación entre China y Estados Unidos se ha vuelto cada vez más tensa. El gobierno estadounidense ha acusado a China de continuos ciberataques contra sus instituciones, así como de numerosas campañas de ciberespionaje. También ha acusado a los fabricantes chinos, como Huawei, de introducir puertas traseras en sus productos, creando una amenaza para la seguridad nacional.

China, por su parte, ha rechazado repetidamente las acusaciones por considerarlas infundadas y sigue tratando de reducir su dependencia del software, el hardware y los servicios de fabricación occidental.

Las agencias de inteligencia occidentales también advierten de que China podría estar preparando una gran invasión de Taiwán, su vecino oriental que, según afirma, no es más que una provincia escindida.

Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC) es el mayor y más avanzado fabricante de semiconductores del mundo, y en caso de que China inicie una guerra en el país, podría perturbar gravemente la industria tecnológica mundial.

Por Netón

Apasionado de la tecnología, el hardware y los videojuegos. Capitán del pequeño barco que es El Refugio 101.