Con esta propuesta se busca reducir las emisiones de carbono que equivaldrían a 5 millones de coches

En un nuevo proyecto de propuesta, la Comisión Europea estudiará la posibilidad de obligar a los fabricantes de teléfonos inteligentes y tabletas a hacer sus dispositivos más duraderos y fáciles de sustituir. Esta propuesta pretende limitar los residuos electrónicos y, si sale adelante, la Comisión afirma que reducirá los residuos de carbono que equivalen a 5 millones de coches en las calles.

El proyecto se centra en las baterías y las piezas de recambio. Los fabricantes se verán obligados a proporcionar al menos 15 componentes esenciales para cada dispositivo, cinco años después de su lanzamiento. Entre esas piezas están las baterías, las pantallas, los cargadores, las tapas traseras y las bandejas para tarjetas de memoria y tarjetas SIM.

Se quiere garantizar la vida útil de las baterías

Además, la legislación propuesta quiere que los fabricantes garanticen la retención del 80% de la capacidad de la batería tras 1.000 ciclos de carga o que suministren baterías durante cinco años. Las actualizaciones de software tampoco deberían tener un efecto negativo en la duración de las baterías. Sin embargo, estas normas no se aplicarán a los dispositivos de seguridad y enrollables/plegables.

La Coalición Medioambiental sobre Normas (ECOS) afirma que, aunque el proyecto parece razonable y alentador, debería ir más allá. Por ejemplo, el organismo cree que los consumidores deberían tener derecho tanto a la sustitución de la batería en el ciclo de vida de cinco años como a la garantía de que durará al menos 1.000 ciclos de carga completos. También sugiere que los consumidores puedan reparar sus dispositivos sin tener que recurrir a ayuda profesional.

Si todo sale bien, la Comisión introducirá nuevas etiquetas similares a las de los televisores, lavadoras y otros aparatos electrónicos domésticos. Estas etiquetas mostrarán la durabilidad del dispositivo: su protección contra el agua y el polvo, su resistencia a las caídas y, por supuesto, la durabilidad de la batería durante su vida útil.

Fuente: Unión Europea.

Por Netón

Apasionado de la tecnología, el hardware y los videojuegos. Capitán del pequeño barco que es El Refugio 101.