Un coche de menos de 21 000 euros.

Los primeros signos de problemas para mantener las expectativas surgen del brazo automotriz de Xiaomi. En abril de este año, el fundador de Xiaomi, Lei Jun, lanzó una encuesta en la que preguntaba al público qué precio estaría dispuesto a pagar por el primer coche eléctrico de Xiaomi.

Al parecer, 1,7 millones de personas respondieron y el 70% de ellas votaron a favor de que el coche no costara más de 150.000 RMB, que son unos 21.750 euros) Curiosamente, el 10% de los participantes quería que el coche costara más de 300.000 RMB o 43.500 euros.

Según un informe de LatePost, un medio local chino, el próximo Xiaomi EV será en realidad un sedán de 4 puertas y alcanzará el límite superior de precio e incluso lo superará. El coche de gama alta con todas las opciones tendrá un precio muy superior a los 300.000 RMB, por desgracia.

Lei Jun apuesta por la conducción autónoma

Xiaomi está aprendiendo muy rápidamente que la cadena de suministro de la automoción es mucho más compleja de lo que está acostumbrada. A diferencia de la industria de la telefonía, el mundo de los suministros del automóvil se ve afectado por tantos factores que la empresa está luchando por controlar los costes.

Las capacidades autónomas como eje principal.

Con el mercado chino de vehículos eléctricos desarrollándose tan rápido como lo hace ahora, pone a Xiaomi en una posición difícil. No lanzará su coche antes de 2024, pero tiene que asegurarse de que, para entonces, su coche tenga un diseño, un equipamiento y un precio competitivos. La empresa se ha dado cuenta rápidamente de que fabricar un coche barato no logrará ese objetivo.

Xiaomi está apostando el futuro de su coche por sus capacidades autónomas y sus soluciones de software. La empresa ha acordado utilizar sensores LiDAR suministrados por Hesai Technology, especializada en robótica autónoma. El sensor LiDAR híbrido de estado sólido AT128 de Hesai es la elección de Xiaomi para el sensor principal, que estará apoyado por radares adicionales de estado sólido para ofrecer el máximo nivel de conocimiento del entorno para el sistema autónomo del coche.

El Hesai AT128 genera más de 1,5 millones de puntos de datos por segundo

La elección de los sensores LiDAR de estado sólido en lugar de los híbridos ofrece un ángulo de visión (recepción) mucho mayor, lo que les permite cubrir mejor los puntos ciegos. Es una opción cara pero ofrece una superioridad a la configuración de Xiaomi sobre la competencia. El sensor LiDAR AT128 de Hesai es utilizado por Li Auto en su SUV Li L9 que acaba de debutar en China.

El presidente Lei Jun está convencido de que la última palabra en vehículos eléctricos pertenece a la conducción autónoma, la reciente presentación de la tecnología de la compañía mostró un verdadero salto en el progreso. Xiaomi cuenta con uno de los mayores presupuestos de la industria automovilística en lo que respecta al desarrollo de la conducción autónoma y ya emplea a un gran equipo con algunas de las personas más destacadas en ese campo.

Por Netón

Apasionado de la tecnología, el hardware y los videojuegos. Capitán del pequeño barco que es El Refugio 101.